#LePonemosElOjo Un año para recordar

Se cierra un 2019 pésimo para el Globo con un saldo más que negativo. Lejos de olvidarlo, la CD deberá tomar nota para no repetir errores el próximo semestre.

 

 


 

El 2019 llega a su fin y es el momento de mirar hacia atrás. De intentar buscar una explicación, de tomar nota y corregir. De levantarse. De entender por qué la partida de un DT hizo que el club se derrumbara tan rápidamente. El año comenzó sin Gustavo Alfaro, quien decidió faltar a su palabra, tomar sus cosas e irse a Boca, dejando así un proyecto a mitad de camino. Su abandono dejó en evidencia la falta de bases, las carencias de una institución que puso todo en manos de un entrenador que solo supo encontrarle la vuelta a un plantel limitado, que sumó quizá más de lo que había merecido. Pero que sumó...
 

 

El cuarto puesto y la clasificación a la Copa Sudamericana fue el mensaje de bienvenida para Antonio Mohamed, sucesor de Alfaro. Los papeles se invirtieron y quien iba a desembarcar en La Boca terminó en Parque Patricios de manera sorpresiva y, lamentablemente, sin éxito. El ciclo del Turco fue un tropiezo tras otro y lo que se había construido durante el último campeonato quedó sepultado. La eliminación temprana en la Copa Libertadores dentro de un grupo que, a priori, parecía accesible, fue el reflejo fiel del mal semestre.


Luego del paso del Turco, fue Juan Pablo Vojvoda quien se hizo cargo del equipo. Con entusiasmo, con muchas ganas de trabajar, pero sin resultados, el desafío duró poco. La era del entrenador de apellido croata comenzó con el pie izquierdo ya que debutó con una derrota en la Copa Argentina. Luego, un puñado de partidos con dos goleadas en contra (Newell's y River) le pusieron punto final a su trabajo en Huracán.



El último tramo, atado con alambres, tuvo como protagonista a un Néstor Apuzzo que no pudo ganarse la continuidad en el puesto pese a haber conseguido una victoria en el clásico. Fecha a fecha, la búsqueda de un DT se fue estirando hasta fin de año y el interinato terminó guardando el polvo debajo de la alfombra.
 


Hoy, 31 de diciembre, no hay sidra ni pan dulce en la mesa de Huracán. Ver el vaso medio lleno se hace muy difícil. Sin la posibilidad de incorporar, sin un entrenador confirmado para una pretemporada que comenzará en tres días, y con un clima de elecciones que poco ayuda. Se viene un semestre muy duro y, los que realmente quieren al club, deberán entender que la unión es lo único que lo va a salvar de la catástrofe. El agua empieza a llegar al cuello y, si no reman todos para el mismo lado, el desenlace será de la peor manera, de esa que nadie quiere volver a vivir. Los profesionales, los que suman, las personas valiosas que están dentro de la política del club, deberán dejar los egos de lado. Los inútiles, los que restan y aquellos que ya estuvieron en el club y fracasaron, háganse a un lado. Ya son historia. Huracán no los necesita. Pero sí necesita a los hinchas. A todos. A los socios. Y a los que todavía no lo sean, que saquen su carnet. De la mala, salimos todos juntos.

 

Brindemos por la esperanza, por levantarse, por lo que vendrá. Que no será fácil. Nada fácil. Pero todavía hay camino para andar y un poco de tiempo para enderezarlo. Que el 2019 sea un año para recordar y el 2020 para imitar. Dale Huracán.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir
Compartir
Please reload

Dejá tu comentario

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los usuarios. Cualquier agravio o violación a la buena convivencia será eliminado de la página. Muchas gracias.

Tal vez te interese...

El Globo tenía todo para ganar en la reanudación de la Superliga pero perdió un partido increíble: una pelota parada y un remate de larga distancia de...

En la reanudación del torneo de Reserva, El Globo cayó 2-0 frente a Rosario Central en Arroyito. Los goles del local los convirtieron Russo y Dupuy.

...

Please reload

DONDE ESTÉ EL GLOBO, LE PONEMOS EL OJO

© 2019  "El Ojo del Huracán". 

51161369_627509904348691_408654179736957
playfloor.jpg