“Me hubiera gustado interpretar a Ringo Bonavena”

Antonio Grimau le contó al Ojo su historia de pasión con el club. Recordó sus anécdotas vinculadas al fútbol y reveló detalles de la mini-serie que está filmando actualmente en el Ducó. "Voy a amar al Globo toda la vida", asegura.

 

 


 


Las luces se apagan y Antonio Grimau vive en un mundo de aplausos, fotos y autógrafos. El Martín Fierro que acaba de ganar por su actuación en la serie de Sandro le sonríe resplandeciente, representando un éxito más en su vasta carrera como actor. Sin embargo, él no se encandila. Sigue siendo el mismo tipo de barrio de toda la vida, ese que hacía de las suyas por Lanús y que frecuentaba todos los fines de semana el barrio de Parque Patricios para alentar a uno de sus amores: Huracán. No se olvida de sus raíces y le gusta tener contacto permanente con los hinchas que saben de su cariño por el Globo. Ellos le hacen llegar muchos mensajes de buena onda por las redes sociales, y él se detiene a responderles con la misma amabilidad con la que recibe al Ojo del Huracán para contarle su historia con el club. De arranque, marca la cancha y aclara: “A mí no me trates de usted eh, a mi tuteame”. Y, entre risas, empieza a repasar el origen de una pasión: “Mi tío lo hizo de Huracán a mi hermano Rolando y él hizo lo mismo conmigo. Me compró la ropa, todo. Me bautizó como un quemero más y seré hincha para siempre. Fiel al Globo más allá de todas las idas y vueltas que futbolísticamente ha tenido”.

 

-¿Eran de ir a la cancha juntos?

-Sí, íbamos mucho a la cancha con mi hermano Rolando y con Lucas, mi hijo, que se había hecho fanático del Globo. Mientras los tiempos de trabajo me lo permitían, íbamos prácticamente todos los fines de semana. Luis Tasca (fue un actor argentino y quemero) también nos invitaba siempre a ir con él. Me gustaba mucho conocer a los jugadores, a muchos los recuerdo con un gran cariño como al Turco García, por ejemplo. Disfrutaba mucho de ir a la cancha.

 


-¿Cuáles son los mejores momentos que viviste en el club?

-Me vi todo el Huracán del 73, mi hijo nació justo ese año. Con el tiempo, tuve el honor de conocer a Houseman, incluso de jugar 15 minutos en un partido homenaje que se hizo en la cancha. Yo siempre tuve un jugador de futbol frustrado en un rincón de mi corazón. Justamente Tasca fue el que había formado un equipo con actores y, durante cinco años, fui más jugador de fútbol que actor, ja. A punto tal que un director de Puerto Rico una vez me dijo: “Chico come algo porque los pómulos en los primeros planos te salen como si te hubieran cagado a trompadas”. Claro, yo estaba tan flaco para poder rendir que me retaban. Pesaba 69 kilos, era un pedo líquido.



-La verdad eh… ¿Te considerabas un habilidoso?

-¡No! No era un habilidoso, ja. Era un cinco que jugaba más retrasado.

 

-Entonces eras más un Fatiga Russo más que un Houseman.

- Un pica piedras, no nos engañemos, ja. Pero a pesar de todo, Carlos Calvo y Darío Grandinetti, dos grandes jugadores de fútbol que tranquilamente podrían haber integrado un plantel profesional, me decían siempre: “Tano, te quiero en mi equipo, quiero un 5 como vos, no parás de sacar pelotas”. Era una opinión que yo valoraba mucho, sentía que rendía en el equipo.

 

-¿Se puede decir que raspabas bastante?

-La verdad que era muy temperamental. Y los rivales también, tenían muy buen nivel. Había choque fuerte de piernas. Decí que el doctor Furman nos atendió siempre estupendamente. Me decía “vos jugá que yo te cubro”. Jugábamos los domingos y el lunes había que grabar o ir al teatro, no era joda.  Había que cuidar mucho la cara porque no podías ir a grabar con un ojo en compota o con un pómulo hinchado. Pero la verdad que no me importaba nada. Los partidos se hacían bravos, ahora me arrepiento de algunas locuras que hice, ja.
 

-¿Por ejemplo?

- Una vez choque contra un tipo a los 10 minutos de haber empezado. Me miré el dedo y tenía montada una falange arriba de otra. Lo estiré y lo acomodé. Pero iba a hacer un lateral y un tipo me frenó y me preguntó que me había pasado. “Nada, tuve una fractura pero ya me lo acomodé”, respondí.  Resulta que el tipo era médico y me cagó a pedos, ja. Me insistió tanto que me llevó al hospital y me vendaron todo el brazo. Yo debía ensayar para una obra de San Martín y caí con una félula que tenía que dejarme puesta durante un mes, pero a los 15 días me la saqué. Al director de la obra le dije que mi cuñado me había serruchado cortando una madera.
 

-¡Por lo menos te portabas bien en el tercer tiempo!

-Sí, ahí sí, ja. Después del partido hacíamos fotos y dábamos autógrafos. Lo que se recaudaba iba a parar a un hospital vecinal o a un colegio, siempre esos encuentros eran a beneficio de la gente del barrio. Nos daban un pequeño lunch y ahí nos quedamos a firmar autógrafos. Se hacían recaudaciones importantes. Había mucha platea femenina para ver a los galanes, ja.
 

 

-Si te dieran a elegir entre la carrera que hiciste como actor o ser una estrella del fútbol, ¿con cuál te quedas?

-Me quedo con la actuación porque es mi gran vocación. Amo hacer lo que hago a pesar de que trabajo hace tantos años. Y, por otro lado, puedo seguir ejerciendo hasta donde me dé el cuero. La carrera de jugador tiene una fecha de vencimiento muy pronta.

 

 









-Entonces podés ser un deportista profesional desde la ficción. Si te dieran a elegir un personaje de la historia del Globo para interpretar, ¿cuál sería?

-Ya no estoy en edad, pero me hubiera gustado interpretar a Ringo Bonavena. Es un gran personaje por muchas razones. Pintorezco, teatral, entrañable. Era un gran ser humano por su generosidad y hombría de bien.

 

 

-¿Es tu ídolo?

-Si tengo que elegir un ídolo me quedo con el Loco Houseman, sin dudas. Era un deleite verlo jugar. Ha hecho goles increíbles, merecía una mejor suerte.

 

-¿Te alejaste un poco del fútbol en los últimos años?

-Tenía una idea absolutamente romántica acerca del fútbol, pero después me di cuenta que no era todo tan rosa como yo me imaginaba cuando era un chico que vivía en Lanús. Cuando me empecé a enterar de ciertas cosas, como por ejemplo de que las barrabravas bajaban a los vestuarios a amenazar a los jugadores, me desilusioné un poco. Después pasé por otras cuestiones personales que me terminaron de alejar un poco lamentablemente. Pero sigo amando a Huracán y voy a hacerlo toda la vida.
 


-¿Te sorprendieron los múltiples mensajes de los hinchas durante la premiación de los Martín Fierro?
- Me lleve una enorme y encantadora sorpresa por parte de los hinchas de Huracán. Me han hecho llegar mensajes muy cariñosos y llenos de energía positiva. No sé si es casualidad o Sandro me lo mandó del cielo, pero ahora estoy grabando con el director Adrián Caetano la mini-serie Puerta 7. Son ocho capítulos que tienen que ver justamente con el mundo del fútbol y prácticamente todas las locaciones están hechas en el gran estadio Ducó. Tengo la satisfacción de haber recorrido todos los rincones de nuestro maravilloso estadio.

 


 

 

 

 

 

-El destino te está acercando nuevamente…

-Voy a interpretar al presidente de un club ficticio de Primera, Deportivo Ferroviarios. Estaba grabando en el palco presidencial del estadio y desde allí veía la estatua en homenaje a Ringo. Me emocionó verlo sentado eternamente en la tribuna de Huracán.
 


-Si Huracán fuera una serie, ¿cómo sería?

-Yo lo que me imagino es la historia de un club de barrio, de gente muy buena, muy querible, como es toda la gente de Parque Patricios. Así lo veo yo al barrio, como se ha reflejado por ejemplo en Trampa para un soñador, una tira que hice hace mucho tiempo. La historia de Huracán la veo atravesada por el amor, por la pasión y por la alegría también.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir
Compartir
Please reload

Dejá tu comentario

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los usuarios. Cualquier agravio o violación a la buena convivencia será eliminado de la página. Muchas gracias.

Tal vez te interese...

El fútbol senior de Huracán se coronó campeón luego de vencer 3 a 2 a Independiente en el Palacio Tomás Ducó, con goles de Casas, Herbella y Moyano.

Un...

La Superliga ratificó el fallo tras la apelación del Globo con respecto a la sanción por la falta de pago de Garro. A arreglarse con lo que hay...

 



...

Please reload

DONDE ESTÉ EL GLOBO, LE PONEMOS EL OJO

© 2019  "El Ojo del Huracán". 

51161369_627509904348691_408654179736957
playfloor.jpg