#Opinión | Díaz de reflexión

 Marcos rompió el silencio en medio de la incertidumbre por su futuro inmediato, pero aún no reveló qué hará al finalizar el torneo. Si se va libre en diciembre, ¿qué dirá el corazón del hincha? 

 

 

 

 

 

 

"Estoy cómodo en Huracán. Pero también quiero seguir creciendo, como profesional y como persona. La vida del futbolista no es tan larga y tengo que pensar en el futuro económico de la familia. Me encantaría tener la chance de jugar en el exterior". Marcos Díaz dialogó con La Nación después de mucho tiempo sin dar declaraciones. Se mostró agradecido, midió sus palabras al hablar del Globo, e intentó que el foco de la entrevista quedará en su autoproclamación como el mejor arquero ("en su estilo") de la Superliga, o en sus dichos sobre Armani. Sin embargo, en Parque Patricios están muy atentos a sus movimientos, y da la sensación de que cada una de sus frases dejaron un tinte con matices de despedida.

 

 

A Marcos se le terminará el contrato en diciembre de este año y la renovación parece cada vez más lejana. Todavía hay una pequeña esperanza, es verdad, pero comienza la etapa de reflexión y análisis de parte de los hinchas. Porque si el desenlace final es el que se vaticina, su partida no será la soñada, esa que todos hubieran querido. 

 

 

Ante esta situación comienza la disyuntiva de poner sobre la balanza los diferentes elementos que forman la figura del arquero con la camiseta de Huracán. Y del lado positivo, hay muchos. Muchísimos. Allí aparece su nombre grabado con la pluma de los ídolos que se forman a raíz de logros. Y él tuvo muchos: Copa Argentina (en la que fue la figura por lejos), ascenso y Supercopa. Final de Sudamericana y actuaciones destacadas en la Copa Libertadores, que era casi desconocida para el club, pero que de a poco comienza a convertirse en una hermosa costumbre. 

 

 

 

Entonces aparece la dualidad de cada uno de los quemeros que ya sufren su posible (casi concretada) partida: ¿Qué pensar ante esta situación? ¿Mantener la figura de ídolo, emblema, referente y campeón? ¿Darle lugar al rencor por no querer renovar e irse sin dejar dinero? Este es el momento donde uno debería preguntarse: ¿No se amortizó su valor con sus enormes atajadas? ¿Se debe valorar el gran peso de sus prestaciones, o condenar el hecho de querer irse por el camino más corto? 


 

 

Como argumento de los más molestos por el contexto aparece la idea de que "no era nadie" antes de que el Turco Mohamed lo trajera a la institución. Sin embargo, el éxito fue recíproco: Huracán fue tan importante en la carrera de Marcos Díaz, como Marcos Díaz lo fue en la historia de Huracán...

 

 

 

A sus 32 años quiere buscar un nuevo horizonte. Eso está claro. Sus aspiraciones deportivas y económicas parecen estar por encima de cualquier súper-contrato que el club pueda llegar a ofrecerle. Entonces, ¿podrá el hincha aceptar su partida con una sonrisa y un gracias? ¿Quedará construida la figura del ídolo para siempre? Serán Díaz de reflexión...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir
Compartir
Please reload

Dejá tu comentario

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los usuarios. Cualquier agravio o violación a la buena convivencia será eliminado de la página. Muchas gracias.

Tal vez te interese...

El fútbol senior de Huracán se coronó campeón luego de vencer 3 a 2 a Independiente en el Palacio Tomás Ducó, con goles de Casas, Herbella y Moyano.

Un...

La Superliga ratificó el fallo tras la apelación del Globo con respecto a la sanción por la falta de pago de Garro. A arreglarse con lo que hay...

 



...

Please reload

DONDE ESTÉ EL GLOBO, LE PONEMOS EL OJO

© 2019  "El Ojo del Huracán". 

51161369_627509904348691_408654179736957
playfloor.jpg