Abila una vez...

El cuento de Ramón parece no tener fin: Nadur y Angelici tuvieron una reunión en La Bombonera pero están lejos de llegar a un acuerdo. El presidente de Huracán exige que se cumpla el contrato que se había firmado con el Cruzeiro y el futuro del delantero es incierto. ¿Quién da más?

 

 

 

La noticia revolucionó a todo Parque Patricios. La posibilidad de que Ramón Ábila vuelva a vestir la camiseta de Huracán no fue un rumor más dentro del mercado de pases. Debido al conflicto económico con el Cruzeiro, Boca Juniors estaba dispuesto a hacerse cargo de la deuda para adquirir el 50% del jugador y su idea, era prestarlo durante este semestre a Huracán. Sin embargo, la negociación no fue tan fácil como creían desde el club de la Ribera: Alejandro Nadur plantó bandera y exigió que el Xeneize cumpla a rajatabla el contrato que el Globo había firmado con el equipo brasileño. 

 

En el inicio, el acuerdo entre Huracán y Cruzeiro exigía que el 50% de Wanchope costaba unos U$S4.000.000 a pagar en cuotas. Luego, en diciembre de 2018, la institución de Belo Horizonte tenía dos opciones: o comprar la otra mitad del pase del jugador o, en su defecto, venderla a otra institución. Caso contrario, Ábila estaba obligado a regresar al Globo.

 

El primer conflicto se generó porque desde Brasil sólo abonaron 2.5 millones de dólares. El presidente Gilvan de Pinho Tavares, lejos de mostrar una razón lógica por la demora del pago, había realizado públicamente unas declaraciones insólitas hace unos meses: “Hubo falta de habilidad de Huracán. Estábamos negociando, pagando, y Nadur comenzó a tratarnos como si no mereciéramos respeto. Cuando llegue el momento, pagaremos. Como nos generaron rabia, vamos a hacerlos esperar“.

 

A partir de allí comenzó la guerra. Reclamo a FIFA, intimación, tire y afloje, pero el dinero nunca apareció. En paralelo con esta situación, Ramón la metía cada vez que le daban minutos de juego. Por eso Daniel Angelici, Presidente de Boca, volvió a poner sus ojos en él, tal como lo había hecho antes de su partida al Brasileirao. Claro, la idea del pope xeneize era abonarle a Huracán la deuda de Cruzeiro y a su vez, cederles a Messidoro como parte de la negociación. De esa manera, poniendo sólo un palito y medio, Boca se hacía dueño del 50% del pase y los derechos federativos del goleador.

 

En ese contexto, Angelici pensaba prestar a Ábila unos seis meses para que no quedara tapado por Benedetto y Bou. Sin embargo, Nadur sorprendió a todos: durante la charla que mantuvieron ambos presidentes, Alejandro plantó bandera y pidió, además de los 1.5 millones, 4.000.000 más en diciembre por el 100% del pase, tal como había negociado en un principio con la entidad brasileña.
 

La primera charla no llegó a destino y el futuro de Ramón todavía es incierto. El cuento se alarga. Abila una vez...

Compartir
Compartir
Please reload

Dejá tu comentario

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de los usuarios. Cualquier agravio o violación a la buena convivencia será eliminado de la página. Muchas gracias.

Tal vez te interese...

La Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) le cedió a Huracán el uso del terreno de 15.200m²  que pertenecían a la estación Buenos Aires...

En un partido donde las emociones no abundaron, el Globo perdió en Santa Fe porque Walter Bou aprovechó un grosero error en el fondo. Una derrota más....

Please reload

DONDE ESTÉ EL GLOBO, LE PONEMOS EL OJO

© 2019  "El Ojo del Huracán". 

51161369_627509904348691_408654179736957
playfloor.jpg